miércoles, 27 de octubre de 2010

Lunes por la tarde


-->
Hoy pasé por aquella plaza, la que en algún momento albergó nuestros juegos infantiles y peleas tontas. Ya la encerraron entre edificios y, como dijiste, ya no se puede tomar mates al sol.
Hablo por muchos si digo que se te extraña pero hablo por mí si digo que todavía me haces falta.
Hablo solo por mí cuando digo que los bancos verdes de la plaza, ya no son tan verdes y aquellos árboles, ya no son tan altos. Pero las hamacas, las hamacas siguen haciendo el mismo ruidito chillón... Desolado; hay cosas que no cambian.
Hay niños que ríen, juegan improvisando la vida, pero esos niños ya no somos nosotros. También hay abuelos, con la mirada perdida, pero esos abuelos nunca seremos nosotros.
Hoy pasé por aquella plaza, vos ya no estás pero yo sigo acá, los malditos y vacíos lunes por la tarde, pateando las calles con lágrimas secas y sonrisas disueltas. Sigo acá recordándote los lunes por la tarde.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario