viernes, 26 de febrero de 2010

TKM

Mis sueños son confusos. Algo vibra, es la almohada o mi cabeza, no estoy segura. Me lleva varios segundos despertarme lo suficiente como para entender que es el celular. Cuando logro enfocar la titilante pantallita, veo que un fulano no tan deseable me envió un sms o mensaje de texto, como prefiero llamarlo, que dice:

“flz prmavra!! tkm spro vrt prnto bso”

Recibido: 08.32am 21/09/09

Me siento en la cama, con el móvil en la mano, la cabeza me da vueltas. Leo y releo el texto sin terminar de comprenderlo. Me despertaron a las ocho y media de la mañana, para desearme feliz primavera, en un idioma híbrido entre el castellano desvirtuado y el ruso argentinizado.
Me pregunto con desapego: ¿Dónde están las vocales? Y tkm ¿qué es eso? Mi estupefacta mente logra comprender que significa “te quiero mucho”, pero ¿tkm? ¡Quiero ni siquiera se escribe con k!
Doy un suspiro resignado, me acuesto y vuelvo a dormir prometiéndome responder el mensaje con todo el cariño que aquel fulano se merece.


No hay comentarios:

Publicar un comentario